Felipe Szarruk

  • Felipe Szarruk
    Felipe Szarruk, Colombia. Comunicador Social, músico, Magister en Estudios Artísticos de la Universidad Distrital Fco José de Caldas Facultado de Artes ASAB, como periodista se ha desempeñado como locutor de radio en Radio Cool 99.3 El Salvador, Radio Femenina 102.5 El Salvador, colaborador en varios medios escritos y audiovisuales, fue presentador de televisión en el programa "Revelados" de Canal 13 Bogotá. Es el fundador del colectivo de medios independientes Subterránica que opera en todo el continente y tiene como misión la creación de espacios de promoción, circulación y reconocimiento para artistas independientes. Especialista en géneros populares e investigador musical, entre sus obras están los libros para músicos: "Autogestión, recursos independientes y nuevas tecnologías" y "Distorsiones, reconfigurando el rock colombiano". www.subterranica.com, www.subterraanicausa.com, www.szarruk.com, www.vamoscultura.com foto: Rockaxis.
    Correo: [email protected]

Policía y racismo, una combinación mortal.

Cuando uno llega a los Estados Unidos sea a hacer turismo o a trabajar, se siente el ambiente racista desde el ingreso al aeropuerto, hay otros países en los que sucede lo mismo, uno podría pensar que este comportamiento agresivo en los aeropuertos que hace que uno se sienta un ciudadano de segunda se debe a que en estos tiempos paranoicos y distópicos las autoridades deben actuar así para evitar posibles atentados o tráfico de drogas y armas, está bien, uno se lo aguanta con tal de que sea rápido y hagan su trabajo. Pero esto no termina en el aeropuerto, en el caso de Los Estados Unidos, el racismo norteamericano está en el aire, uno siente que va caminando en burbujas, incluso en ciudades como New York o Los Angeles que claman a diestra y siniestra ser metrópolis multiculturales, esto es una mentira, incluso en ciudades como Boston que clama ser el centro mundial del conocimiento, es también falso, la sociedad norteamericana es racista y punto, digan lo que digan, filosofen lo que filosofen y así pongan las excusas que pongan o usen la retórica que quieran, la sociedad norteamericana es al parecer la más racista del planeta, no han podido dejar atrás su historia fallida en este tema y lo único que les falta es regresar a vender esclavos. Pero hay algo mucho más grave, algo que el mundo parece ya normalizó o que parece le da miedo intervenir, tanto la sociedad norteamericana cómo los agentes de control mundial saben que al policía de los Estados Unidos es un cuerpo que produce terror en los ciudadanos y no una sensación de que está siendo protegida, se ha dicho incluso que si un hispano o un hombre afro es detenido por la policía, la probabilidad de que sea asesinado es muy alta y son los cinco minutos más peligrosos de su vida y esto no es una especulación. Así lo demuestra por estos días un video grabado por un ciudadano en donde se ve a un agente disparar por la espalda en repetidas ocasiones a un hombre que se dirige de regreso a su carro, a pesar de ser varios agentes los que estaban en la escena y de que el hombre no estaba armado (visiblemente) o amenazando a los policías, no tuvieron la inteligencia de reducirlo, lo hubieran podido hacer si no querían que regresara a su auto, sino que sin dudarlo uno de ellos le vació el cargador en frente de sus hijos y de dos mujeres que estaban peleando y que el hombre quería ayudar a detener la discusión, así entonces se configura otro de los que parecen ser interminables casos de un policía blanco matando a otro hombre negro. Yo no encuentro ninguna excusa, ningún recurso, ningún análisis de cómo esto estaría dentro de la ley, en una sociedad mentalmente estable una persona de estas debería ser automáticamente apresada, condenada con la pena máxima, es un peligro para la sociedad y encima es la autoridad, lo cual quiere decir que la autoridad en Los Estados Unidos tiene el derecho a asesinar a sangre fría a un ciudadano desarmado si así lo considera sin tener ninguna consecuencia, lo vemos casi a diario en videos por todas las redes sin que nadie diga o haga nada. Muchas personas consideran a los actuales Estados Unidos como un estado policial y algo que está sucediendo, es que muchos hispanos o comunidades afro aceptan esto con tal de que se siga afectando algunos intereses colectivos como bloqueos a otros países o leyes que dan beneficios a algunos sectores, entonces no dicen nada así las noticias se llenen al igual que las calles de personas protestando con carteles tan absurdos como “por favor no nos disparen más”. En una sociedad mentalmente estable, la repetición sistemática de estas situaciones tendría que ser un detonante para un cambio social inmediato, pero es muy difícil cuando las personas ven que los mismos gobernantes salen a defender a los asesinos o peor aún, salen a ofrecer una condolencia de 10 segundos y después no pasa nada. Los cuerpos policiales en cualquier país deben ser motivo de orgullo y de seguridad, no es extraño que en países corruptos como Colombia o El Salvador sucedan episodios en donde algunos agentes terminan involucrados en delitos mayores, los tiempos de hoy no son los de antes y ahora cualquier ciudadano en una radio, un canal de televisión, un reportero, pero esto parece no importar a los policías que siguen jugando a matar mientras el mundo los ve en directo.